martes, 12 de noviembre de 2013

SE SUSPENDIO INICIO DEL CUARTO JUICIO


11-11-2013| Debido a que el único imputado, Enrique Gómez Saá, adujo problemas de salud se suspendió el cuarto juicio por delitos de lesa humanidad en Mendoza. El Tribunal y las partes se trasladaron al Hospital para constatar su internación. Peritos de la Corte deberán expedirse sobre el estado del militar procesado.
En una breve y sintética intervención, el Dr. Alejandro Piña, presidente del Tribunal Oral en lo Criminal Federal n° 1,  informó la suspensión del inicio del debate. A reglón seguido, con el reflejo automático de quién ya pasó muchas veces por similares situaciones, el fiscal general Dante Vega, y luego las partes querellantes, solicitaron verificar el estado real de salud aducido por la defensa: se trataría esta vez de un repentino “estado confusional” que, prácticamente a horas de iniciarse el juicio, no le permitiría al ex militar comparecer en la sala de audiencia. El Tribunal accedió al pedido de la Fiscalía; los magistrados  junto a un representante de cada una de las partes, concurrieron al Hospital Español donde está internado Gómez Saá. Los Organismos de Derechos Humanos, esperaron en las escalinatas de Tribunales el regreso de la comitiva, indignados por los permanentes recursos dilatorios de imputados y defensores para eludir la Justicia.
Finalmente, el Presidente del Tribunal anunció que convocará a los médicos forenses de la Corte Suprema de Justicia de la Nación para que en los próximos días se cuente con un diagnóstico cierto que permita determinar el curso que tomará de este juicio.
Cabe señalar que el imputado que debiera responder por la privación ilegal de la libertad y tormentos agravados de Roberto Vélez, Oscar Guidone y Martín Lecea (fallecido), formó parte de la División de Inteligencia de la VIII Brigada de Infantería de Montaña de la sub zona 33 del III Cuerpo del Ejército y estaba en plenas funciones cuando fueron detenidos y torturados las tres personas mencionadas en la Compañía de Comunicaciones de Montaña Nº 8, en el año 1976.
Por el Movimiento Ecuménico de los Derechos Humanos (MEDH), el Dr. Pablo Salinas le recordó al Tribunal aquellos antecedentes inmediatos de “chicanas judiciales” vinculadas al estado de salud de los represores, que no tienen por objeto sino la dilación de los procesos judiciales. Salinas advirtió que, en este caso, “el imputado ya ha prorrogado dos veces el inicio del debate por lo que se transforma en una especie de privilegiado respecto a un ciudadano común. Gómez Saá –continuó- ya debería haber sido enjuiciado”.

Un momento relevante de la jornada fue cuando tomó la palabra Roberto Vélez, quién recordó que ya en otra ocasión Gómez Saá pidió autorización para viajar a Chile por razones de salud, pero en realidad fue para irse vacaciones. Vélez planteó que “este señor no es responsable sólo del sufrimiento que padecieron tres personas, sino que perteneció al núcleo duro de la represión en Mendoza, ya que fue el segundo Jefe de Inteligencia después de Orlando  Dopazo, que dependía de Carlos Martínez, el arquitecto del exterminio en la Argentina, brazo derecho de Jorge Rafael Videla”. Y afirmó que “estamos frente el juzgamiento del responsable de todo el proceso represivo en la provincia de Mendoza, el que posibilitó la desaparición, tortura y muerte de centenares de ciudadanos mendocinos”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada